Gobierno de Chile

Presidente Piñera lanza proyecto de Ley que moderniza la carrera militar

La iniciativa eleva el límite máximo de años de servicio de los oficiales de 38 a 41 años y de los suboficiales de 35 a 40 años. También posterga el derecho a recibir pensión completa de 30 a 35 años de servicio.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, lanzó ayer el proyecto de ley que moderniza la carrera militar, con el fin de aprovechar las capacidades de cientos de uniformados que tienen que dejar las Fuerzas Armadas en su edad más productiva y también generar un fuerte ahorro de recursos para el Estado en materia de pago de pensiones.

La ceremonia se realizó en el Patio de los Naranjos del Palacio de La Moneda, y contó con la presencia, entre otras autoridades, del Ministro de Defensa, Alberto Espina, los subsecretarios de Defensa, Cristián de la Maza; para las FF.AA., senadores y diputados integrantes de las comisiones de Defensa y los comandantes en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez; de la Armada, almirante Julio Leiva; de la FACh, general Arturo Merino y el jefe del Estado Mayor Conjunto, vicealmirante Rodrigo Álvarez.

Tras firmar la iniciativa, el Presidente Piñera manifestó su aprecio y reconocimiento al importante rol que cumplen las Fuerzas Armadas en nuestra sociedad y en nuestro sistema democrático, asimismo al papel que han jugado las instituciones castrenses en la historia del país.

Sostuvo que desde siempre las Fuerzas Armadas han demostrado su compromiso con Chile, no solo defendiendo nuestra soberanía, sino que también ayudando a sus compatriotas en momentos en que el dolor y la tragedia golpean a nuestro país.

En ese plano el Mandatario destacó los proyectos de modernización que se están impulsando en Defensa, destacando la reforma respecto al financiamiento de las capacidades estratégicas de la Defensa, que se encuentra actualmente en trámite en el Senado.

“Pero no sacamos nada con tener los mejores equipos técnicos, el mejor equipamiento bélico, la mejor tecnología si no contamos también con los mejores equipos humanos para poder hacer buen uso de ese equipamiento y de esas tecnologías”, precisó.

Enfatizó que “la mayor riqueza de nuestras Fuerzas Armadas —y así me ha tocado poder constatarlo en distintos viajes— es el compromiso, la vocación y el profesionalismo de los hombres y mujeres que las integran. Y es por esa razón que yo sé que hay muchas autoridades que juramos respetar la Constitución y las leyes, pero son pocos los chilenos que además juran estar dispuestos a entregar su vida si fuera necesario en el cumplimiento de su deber”.

En ese punto, sostuvo, llegó el momento de modernizar la Carrera Militar, de forma tal de, reconociendo las particularidades de la vida de los uniformados y sus circunstancias muy especiales, se adecúe también al cambio demográfico que ha vivido Chile.

“Desde el año 1950 a esta época, la expectativa de vida en nuestro país ha crecido más de 20 años, vivimos en promedio 20 años más; y desde los años 90 hasta esta época, la expectativa de vida ha crecido en 10 años, y va a seguir creciendo. Y, en consecuencia, es importante adecuar esta nueva demografía y esta nueva expectativa de vida a lo que es la Carrera Militar”, declaró.

“Es por eso que el proyecto de ley que hoy día hemos firmado y que vamos a presentar al Congreso, busca adecuar la Carrera Militar a esta nueva realidad que vivimos los chilenos, que tenemos una de las expectativas de vida más altas del mundo, superior incluso a la de Estados Unidos, pero también adecuar a nuestras Fuerzas Armadas a lo que significa la utilización de las nuevas tecnologías, las nuevas exigencias, las nuevas aptitudes que requieren nuestras Fuerzas Armadas. Y para eso la formación y la experiencia que se acumula al interior de las Fuerzas Armadas es fundamental”, sentenció el Mandatario.

INCENTIVO AL MÉRITO

El Presidente Piñera explicó que, además, el proyecto de Ley no solo alargará la carrera sino que también establecerá el mérito y no sólo la antigüedad como mecanismo de promoción y flexibilizará el manejo del recurso humano dentro de las Fuerzas Armadas, “permitiendo que mediante decretos se puedan utilizar plazas desocupadas en el grado de un escalafón para aumentar las plazas de otros grados dentro del mismo escalafón, y de esta manera poder retener con mayor eficacia a personas altamente calificadas que han tenido un largo y valioso proceso de entrenamiento, en el cual la sociedad chilena ha invertido cuantiosos recursos y que constituye una pérdida para las Fuerzas Armadas y para el país, su retiro prematuro”.

La iniciativa, que ingresará a la Cámara de Diputados a fines de esta semana, contempla el aumento del máximo legal de permanencia de los uniformados de 38 a 41 años en el caso de los oficiales, y de 35 a 40 años en el caso de los suboficiales.

Además establece al “mérito” como incentivo para los ascensos en vez de la antigüedad que se otorga al salir de las Escuelas Matrices, otorgando al Presidente la facultad de dictar un reglamento que autorice ascensos sobre la base de las capacidades demostradas por los uniformados. Al mismo tiempo la iniciativa eleva el tratamiento del personal militar a la calidad de “capacidad estratégica” de la Defensa, entregando al poder político la definición de cuánto personal requieren las instituciones y por ende, cuántos alumnos deben ingresar a las escuelas matrices.

Respecto a los beneficios previsionales, elevará el derecho a recibir una pensión completa de 30 a 35 años, y el derecho de obtener la pensión mínima de 20 a 23 años.

Los cambios se aplicarán de distinta manera al personal militar dependiendo de sus años de servicio. Una vez aprobada la ley comenzarán a aplicarse todos sus artículos de forma inmediata al personal con hasta 10 años de servicio, en forma escalonada a los que están en el tramo de 10 a 17 años y no afectarán a los uniformados con más de 18 años de servicio.

A partir de esa fecha, además, el personal civil contratado por las FF.AA. cotizará en las AFP.

Este proyecto no tendrá visible para el Estado en sus primeros 10 años de vigencia, y luego comenzará a generar fuertes ahorros fiscales que serán de $40 mil millones a partir del año 14, de $55.237 millones a partir de los 20 años de vigencia y de $342.418 millones cuando lleve 30 años de vigencia.

REFORMA HISTÓRICA

El ministro de Defensa, Alberto Espina, señaló que este proyecto tiene un carácter de histórico y representa un tremendo avance en el proceso de modernización de la Defensa.

“Esperamos que pueda tramitarse en el Congreso como una política de Estado, y como una forma de realmente lograr que nuestras Fuerzas Armadas sigan siendo instituciones que gozan de un tremendo prestigio en Chile y en el extranjero”, sostuvo.

Agregó que las FF.AA. son patrimonio de todos los chilenos y también deben ser un factor de unidad y que estas reformas constituyen un “legado para la historia de Chile”.

Consultado del por qué no se reforma el sistema de pensiones de los uniformados, el Ministro Espina señaló que “yo creo que todos estamos conscientes que queremos que todos los chilenos tengan mejores pensiones y por lo tanto lo ideal no es pensar a quiénes se les bajan las pensiones (…) La carrera militar tiene características especiales. Un militar que se retira no se puede ir a trabajar al Ejército argentino, no se puede ir a trabajar al Ejército peruano, y a veces a los 48 o 47 años no tiene otra alternativa porque se preparó para eso”.

“Entonces este es un tema que en todas partes del mundo se ha debatido, pero lo importante es que al alargar la carrera militar vamos a tener más militares ejerciendo su profesión, vamos a tener por lo tanto menos personas en edad de jubilarse. Eso es lo que hacen los países modernos. Que logran que los militares, me refiero a las FFAA, Ejército, Armada y Fuerza Aérea, estén en actividad, contribuyendo al desarrollo del país”, señaló.

En tanto, el subsecretario para las FF.AA., Juan Francisco Galli, agregó que el proyecto pretende modernizar las actuales rigideces que tiene la Carrera Militar.